Segundo nivel de Yoga de la Voz®

Testimonios 

Para mí el segundo nivel de Yoga de la Voz fue un impulso y un sostén en mi proceso creativo. Y más allá de recibir los recursos y de sentirme acompañada, siento que fue una iniciación para una nueva relación con mi creatividad y con mi voz.  

Me sirvió para llegar a lugares más profundos de mi expresión a la vez que recibía valiosas herramientas para desarrollar y enfocar mi trabajo creativo. Es un curso muy potente y rico en la medida en que nos movemos en distintos planos de creación – abre espacio para el trabajo sensorial, técnico, expresivo, estratégico, ritual – entre otros. 

Inés es una maestra en crear los grupos y los espacios de contención que potencian la relación con nuestras voces y con lo que deseamos crear y manifestar en nuestras vidas. Como artista y como arteterapeuta sé que es esencial sentirnos sostenidos y recibidos en nuestra expresión y, en los talleres de Inés, lo sentí como en ninguno otro espacio. 

 

Vera Paulino

No puedo hablar del segundo nivel de yoga de la voz como algo acabado. Es algo que sigue accionando en mí, como los engranajes que se pusieron en movimiento, con una energía tan exquisita y una fuerza tan bien dirigida, que varios meses después, tiene la capacidad de seguir presente, día a día, construyendo la realidad, soñada, tejida y creada durante el taller.

 

Tocando todos los aspectos del proceso creativo; sentidos, pasión, mente dirigida, palabra creadora y construcción, se consigue lo que estuviste años queriendo alcanzar, años de tiras y aflojas, de claridades y desorientaciones, y ves tú creación tomar una forma concreta, completa, posible.

La flecha dirigida al universo de Inés, contagia tu propia flecha y tu propio universo. El cuidado exquisito que se te invita a tener con tu propósito, te abre a un compromiso y una responsabilidad sin tantas cargas, pues también se invita a soltar aquello que está entorpeciendo tu marcha. 

Porque en mi lugar de poder, yo tengo el poder. 

Mima Díaz

Para mí, yoga de la voz ha sido una experiencia profunda que ha marcado un camino de no retorno. Un camino lleno de sorpresas que me han hecho reflexionar desde lo más profundo de mi ser. Un camino guiado por Inés Lolago, Maestra con mayúsculas, que se entrega en la escucha repartiendo su sabiduría desde el más sincero respeto. Inés toma su arco y va lanzando flechas que nos llegan en forma de palabras bien medidas y cuidadas. Toma su batuta y nos va dirigiendo como a una gran orquesta que va dando a luz una sinfonía. Y no es una metáfora lo que digo. En sus talleres, cantamos, contamos, creamos, desde la unidad del grupo. Y lo difícil se vuelve fácil porque conectas con tu corazón.


Esta  formación me ha servido para conocerme a mí misma. Me está sirviendo para la vida.
He aprendido muchas cosas, y una importante es que el mayor de los miedos no es tanto a la oscuridad, como a brillar. Cuando te das cuenta de esto, todo cambia.


Aprendí que puedo escuchar lo que anhela mi alma y hacer caso a ese llamado. Le puse nombre a mis monstruos y a mi Eros. Lo que me paraliza y lo que me hace vibrar. 


Pude cantar, jugar con el ritmo, crear música y canciones, jugar con mi voz... Y descubrir que ella, mi voz, es el espejo de mi alma. Mi voz soy yo.


En todo este proceso fui haciéndome consciente de los frenos que yo misma me he ido poniendo a lo largo de los años para no hacer lo que realmente es importante. Descubrí que tengo algo que manifestar, que quiero hacerlo y estoy en ello.


Además, fue maravillosa la experiencia de aprendizaje con  Nuria Mediavilla que nos acompañó en el segundo módulo.


Eternamente agradecida.

Charo García Del Haro

La Vida, mi Vida, es un proceso, una línea quebrada, un proyecto en marcha... Con la experiencia de los años vividos, descarto lo que me resta, acojo los fracasos para reconvertirlos, abrazo lo que suma y lo que multiplica. 


Yoga de la Voz es una de esas experiencias que, para mí, marcó un antes y un después.  El nivel uno supuso hacer una parada para mirar hacia dentro y crecer, fortalecerme y afrontar algunos retos vitales pendientes. Cuando terminó y tuve un tiempo para asentar todo lo adquirido y hacerlo parte de mi vida, sentí la necesidad de algo más. Fue en ese momento cuando llegó el segundo nivel. Fue un deseo hecho realidad y tocaba vivirlo.


Para mí, Yoga de la Voz 2, ha sido la respuesta a mi necesidad y mi deseo de profundizar, de escarbar en lo que llevo dentro, de identificar mis bloqueos y los obstáculos que yo misma me pongo, de avanzar en mi proceso creativo, de explorarme y encontrar lo que me hace sentir, de vibrar con lo que me gusta, de fluir... 
Sin lugar a dudas, nuestra Maestra es lo máximo. Inés Lolago sabe qué puntos tocar para que todo fluya, para que la experiencia resulte mágica y distinta para cada cual. Es realmente hermoso vernos crear, crecer, gozar... cada cual a su manera y de acuerdo a su propósito. Vivir mi proceso personal imbricado en el del grupo ha sido maravilloso. Se establecen conexiones mágicas.


El paso de Nuria Mediavilla por uno de los módulos, fue el complemento perfecto, que me ayudó a conectar con mi voz más profundamente, si cabe.


Ahora siento que he pasado a otro nivel. He buscado y encontrado mi voz, he conectado con mi poder, con mi brillo... Todo está dentro de mí. La Maestra Arquera ha sabido apuntar con sus flechas para que salga.
Puedo decir que para mí ha sido un auténtico placer, que me ha proporcionado herramientas, experiencias, sentires... que han venido a mi vida para quedarse.


Aunque podría contar mucho más, lo importante, lo imprescindible, es vivirlo.
¡Mil gracias, Inés Lolago, por darnos y cuidarnos tanto!

Carmen Ramos

Mi experiencia del segundo nivel de Yoga de la voz ha sido realmente profunda y transformadora.

El viaje hacia dentro que consigues durante todo el proceso y que te conduce directamente hacia tu autentica creatividad es, sin duda, uno de los más necesarios y gozosos que recomiendo poder tener a cualquier persona que se adentre en el maravilloso mundo del reconocimiento de la propia voz. Que es en definitiva la propia vibración, la propia energía… el viaje hacia uno mismo.

 

La maravilla de irse reconociendo también en las demás voces, sintiendo como tu propio crecimiento enriquece a los demás y como sus experiencias te nutren y guían como espejos de tu propio camino, es uno de los mayores regalos escondidos del curso.

 

Y por supuesto la mano amiga de Inés, que está ahí en todo momento, sosteniendo amorosamente la energía de tod@s en todo momento, sabiéndonos transmitir su fascinación por el misterio de la vida. 

 

Un regalo para el alma

Sandra Orús

                        

Yoga de la voz es un encuentro con tu esencia, con lo verdadero y real de tu ser. 

La voz va mostrando diferentes temperaturas, colores, emociones, nudos, silencios, secretos… Sin escondite la voz se hace presencia. Y con el respeto y el ritmo que se necesita, cada uno va limpiando el camino para que la voz como río atraviese su misión de vida.

Es también un coro de voces al viento que en comunidad liberan sus gritos.

 

Yaiza H. Martinón

Tengo que empezar diciendo que este modulo superó cualquier expectativa que haya podido tener. Siempre es, fué y será un placer formar parte de este trabajo.

Desde luego que ya pintaba muy bien la propuesta de Inés, lo que no sabíamos era que la vida nos haría parar en medio del proceso, y siento que fue un regalo que me pasara durante este viaje que ya había comenzado.

El Taller trimestral de Yoga de la Voz® me ayudó a tomar consciencia, y en el segundo nivel mi propósito  tomó mucha más fuerza, volvió a despertarse en mí la capacidad de escribir y me impulsó a seguir cantando que es en lo que vibro y siento que soy Yo.

 

Ayudó a ver las resistencias y a enfrentarlas. Desde luego que están cambiando muchas cosas, ver desde mi propio Ser y  tomar la dirección de quién Soy,  sentir que me siento súper acompañada y que este camino que empezó siendo individual, terminó siendo un Colectivo Único.

 

La Flecha ya está puesta, me entrego a sostener el No Saber y dejo que me atraviese todo lo que se está empezando a transformar . GRACIAS....!!!!!!

Lali Borges

Después del segundo nivel de Yoga de la Voz®, he recuperado una energía y una confianza increíbles, me he liberado de un montón de nudos interiores que no sabía que seguían activos y frenándome, y además, me dispongo a emprender varios proyectos con una ilusión impensable hace tan solo unos meses. Soy consciente de que en el camino aparecerán obstáculos o dificultades, pero me siento muy fuerte y capacitada para afrontarlos, sin perder de vista el propósito y sin dramatizar.

 

Es difícil resumir en pocas líneas todos los regalos que contiene el trabajo de Inés Lolago, y que me han llevado hasta este estado. Su manera de estar con cada uno y con el grupo, de escuchar, de no hablar demasiado sino certeramente, y de ofrecer herramientas muy eficaces, hacen de este tiempo recorrido bajo su guía algo muy valioso y que no sólo me nutre y sirve muchísimo ahora mismo, sino que sé me seguirá siendo útil en cualquier otro momento de la vida.

 

En el taller aprendí que no se trata sólo de cómo hablo y de qué relación tengo con mi voz (cantada y/o hablada) sino de cómo me hablo, de cómo me escucho, de cómo materializo o no lo que escucho, de cómo me relaciono con mis anhelos más profundos... ¿los dejo salir a la luz? Y, una vez vistos, ¿actúo en consecuencia? ¿cómo y desde dónde actúo, si lo hago? Por supuesto, es de valientes apuntarse a algo así... porque es de valientes decidir tomar las riendas de la propia vida y, a la vez, atreverse a no hacerlo todo sola. 

 

Tomar consciencia que en nuestra individualidad se ven reflejadas muchísimas informaciones de lo colectivo y viceversa es también esencial y no puedo no mencionar la fuerza del grupo en este trabajo propuesto por Inés. Con una sabiduría y actitud impecables, ella sabe cómo permitir que los lazos se vayan entretejiendo con naturalidad y sin forzar, pero con un continuo “in crescendo”, y al salir por la puerta grande el último día, sabes que no sólo te acompañarán esas herramientas y las múltiples semillas sembradas en tu interior, sino unos cuantos apoyos más de los otros miembros del grupo, y también la profunda certeza de que ya llegó la hora de actuar sin querer demostrar nada a nadie. Uno acaba convencido, porque lo ha experimentado en cada propuesta de cada módulo, de que en realidad no hay tanto que hacer, que la montaña no es tan alta... que se trata más de soltar y valorar lo que ya hay en cada uno, abandonar el autoengaño y poder así emprender un tipo de acción enfocada y clara y mantener una presencia hacia nosotros mismos relajada pero atenta, a la escucha. Por tanto, se recupera también la confianza en el tipo de relaciones que uno puede establecer hacia fuera, para dejarnos acompañar en cualquier proyecto, o acompañar a otro, si lo requiere, sin miedo a perder la esencia y dirección propia.

 

Desde lo más profundo de mi corazón, GRACIAS INFINITAS.

Marta Ranch Maestro

El taller trimestral de Yoga de la Voz® fue de plena conexión, claridad, visión y de poder encontrar y reconocer mi voz.

 

El segundo nivel ha sido un viaje auténtico, profundo, de mucha conexión y de encuentro hacia mi propio ser. El trabajo en circulo me dió mucha fuerza, mucha seguridad, y una apertura para seguir co-creando mi camino en este plano.

Todas las herramientas que aparecen en el taller son muy valiosas y me han servido para afinar mi rezo y la flecha para enfocar mi propósito! Una bendición!

Oriana Blanch

El taller trimestral abrió mi corazón a través de la voz y el cuerpo.

El segundo nivel ha sido mágico, profundo, consciente, lleno de movimiento, aprendizajes y conexión.

Estoy infinitamente agradecida por su impulso y su magia. Bendiciones.

Anna Bordonada

Cuando Inés me invitó a compartir mi experiencia sobre el segundo nivel del Yoga de la Voz, lo primero que sentí fue: me estás pidiendo que hable de algo tan íntimo, que no sabría que decir...

Pero, luego te conectas con ese momento y lo sabes; principalmente para mí fue una experiencia personal donde me encontré explorando e intimando con aspectos de mí misma que en muchas ocasiones había visto porque o postergué, o no les dí el lugar que les correspondía en su momento. 

El taller me situó en el tiempo y espacio, volviéndome a la realidad del presente. 

Por eso creo que es una experiencia muy personal que depende de donde estás, de qué se está viviendo a nivel global y de a dónde quieres ir tú. 

Desde un lugar amoroso, respetuoso, disciplinado y profesional que me conectó con mi propia vulnerabilidad y mi espíritu o esencia personal. Fue como volver a reconocer lo importante. Un resetear y actualizar.

Siento que te aporta lo que necesitas según el momento que estés pasando. A mí me ayudó a sostener y sostenerme en lo que estaba viviendo. Cambió mi forma de enfrentar un proyecto, y ver que su manifestación es viable.

Pero sobre todo me abrió el corazón, ya que se crea un espacio tan amoroso, que volví a sentir lo poderoso que es el amor cuando nos abrimos y nos conectamos con nosotros mismos y con los demás. Es magia y es real. Lo palpas, lo sientes y lo vives. 

En términos prácticos, me ha aportado herramientas que puedo llevar al día a día y que tienen que ver con reconocer mi poder creativo y personal, y saber cómo manifestarlo en esta realidad. Me ayudó a ordenar y a focalizar.  Ahora estoy más cerca de mí misma y recuperé parte importante de la autoconfianza que había perdido.

No es algo que se pueda entender desde la mente, por eso al principio no sabía bien qué expresar. Creo que es una experiencia a experimentar y es muy personal, y es ahí donde realmente aprendes o sacas lo que necesitas para tí.

 

Agradecimiento es lo que queda.

Bernardita Sotomayor

Síguenos
  • Facebook - Gris Círculo
  • Instagram - Gris Círculo